Camino de Tui a Finisterra.

José Manuel Pardo Figueiras | 8 marzo, 2014 | 1 Comment »

Camino de Tui a Finisterre.

DSC00869

 

 

 

 

 

Tui-Porriño 11/12/2013. 17 km.
Llego al aeropuerto de Vigo desde Madrid muy temprano, para tomar el autobús a la estación de Vigo y luego otro autobús de la empresa ATSA (sale cada media hora) hacia Tui. Se tarda aproximadamente una hora ya que  para múltiples veces recogiendo paisanos por todos los pueblos. Recorro de nuevo la preciosa Villa de Tui, una pequeña ciudadela frontera con Portugal (Valenza do Miño) con grandes edificaciones, entre ellas la catedral de Santa María. En esta catedral selle la credencial de peregrino y me entretuve ayudando a montar un pesebre gigantesco que los vecinos estaban haciendo en una de las capillas. Un rato bien agradable jajajaj. Luego de despedirme y hacer una oración para mi Camino, empiezo a bajar las callejuelas de piedra de la ciudad, pasando por varias iglesias como la capilla de San Telmo, la iglesia de Santo Domingo (gótica) y el templo románico de San Bartolomé en la parroquia de Rebordans. Se continúa por las afueras de Tui que finaliza con la parroquia de la Virgen del Camino, con un bello cruceiro y respectiva capilla.
Luego te sumerges en los húmedos bosques gallegos en paisajes bucólicos, de suaves pendientes y a la vera de ríos y arroyos. Precioso. Hasta llegar a uno de los parajes más bonitos de hoy: a Ponte das Febres(puente de las fiebre llamado así ya que aquí murió en 1272 San Telmo, de fiebre, cuando iba en peregrinación a Santiago. Está a hora y media de camino de Tui. Sigues por el bosque y sus corredoiras, descansando en Orbenlle y de golpe se acaba el encanto. Una recta de cuatro kilómetros te obliga a pasar por el polígono industrial de As Gándaras, horrible!!!! Tráfico de camiones, con un solo paisaje de naves industriales, Cansón y fastidioso. Y no sólo eso, esa recta se empata con otra más que corresponde al arcén de la carretera N-550, obligatoria practicarla para llegar a Porriño. O sea, la mitad del Camino te sientes un carro en carretera. Llego a Porriño, una Villa de factura más moderna. Me imagino que en el Medioevo solo existían unas cuantas casas , hoy en una pequeña ciudad con grandes construcciones modernas. Es que Porriño tiene un parque industrial muy grande y además es la cuna de unos de los mármoles más famosos de España: el mármol color rosa de Porriño. De hecho, ese color se llama “rosa ” Porriño, y puedes observar a los lejos las montañas con las canteras en trabajo donde lo obtienen. El 80 % de los gallegos en España y el resto del mundo tienen topes de cocina de ese material y en esta zona las casas en su totalidad están hechas de mármol rosado.
Bueno me quedo en el albergue de peregrinos donde pernoctan dos belgas que vienen desde Lisboa. Buscare donde comer y a descansar. El día estuvo espectacular, 12 grados en promedio y con un sol de justicia. Pocos km, 17, para calentar los músculos. Hasta mañana.

DSC00729        Ponte das Febres

 

El Camino de Santiago Portugués
Hablar del Camino de Santiago, sin recordar a nuestros fieles portugueses, sería faltar a la verdad histórica y no hacer homenaje a peregrinos importantes que desde todos los puntos de Portugal venían a postrarse antes el sepulcro del apóstol. Viajaban desde Oporto, Lisboa, Coímbra y desde la punta más al sur de Portugal, Faro. Atravesaban las rutas más cortas que desembocaban en Tui (Camino Central) o por la Costa y/ o empataban el Camino Sanabrés a través de Zamora y Orense. Es que los portugueses ( hasta nuestros días) han sido un pueblo muy católico y actualmente el Camino Portugués es el segundo camino a Santiago más transitado.
Las leyendas citan a Santiago Apóstol al lado de los portugueses en Coímbra, Setúbal, África, etc., inclusive en la América lusitana, haciendo que ambas naciones, España y Portugal compartan al santo. El significado y la leyenda de la venera, la concha-vieira del peregrino, nace en las costas portuguesas…
El primer portugués de linaje que peregrina a Compostela es el rey Sancho II, conquistador de Alcocer do Sal en 1244 y reconoce los predios que tenía en posición de la sede Compostelana exonerándolos del tributo ( Ver López Huidrobo , las peregrinaciones Jacobeas 1952.) . Su hermano Alfonso III mantiene estos fueros. Pero los reyes portugueses parecieran tomarle gusto a la peregrinación: el rey Don Manuel el Afortunado, el infante Enrique, y a mi parecer la más importante Santa Isabel, la reina Santa. La reina santa sale en peregrinación con una pequeña comitiva por Chaves y dona donando un bello cojín bordado de filigranas que aún se conserva en el museo de la catedral de Santiago. También cantó y camino por estas tierras Martin Codax, juglar galaico-portugués del bajó Medioevo con composiciones muy hermosas que son reproducidas en nuestros días.
El museo de la catedral está repleto de lámparas, columnas, dijes, piedras preciosas, cajas de marfil, coronas etc., donadas por cientos de portugueses que conquistaron el mundo. Recordemos que Portugal fue el principal colonizador del mundo conocido. Poseían colonias en América, África, Japón, China. “Se mais mundo uvera la chegara”, /si existiera más mundo allá llegarían/ (cátedra de Coímbra), y muchas de estas conquistas fueron bajo la admonición de Santiago, por lo tanto le devuelven los favores concedidos en la conquista donando joyas o haciendo iglesias u hospitales.
El la época del declive del camino a Santiago (años 20-70), se encontraban unos peregrinos en la misa dominical de la catedral compostelana. De los 20 que estaban arrodillados sobre el frío mármol del atrio, 16 eran portugueses…
Al igual que en España, existe una orden de Santiago homónima en Portugal, muy prolífica por el 1500 y llega a nuestros días.
El caminante actual del Camino Portugués, no se encontrará con grandes historias, construcciones, reinos antiguos, como en el Camino Francés. No tendrá la historia foránea del camino Sanabrés, o la majestuosidad imperial de la Vía de la plata, ni la soledad y naturaleza del camino Primitivo. Pero se deleitara con el sosiego de caminar, recordando la música de bardos y juglares encontrados en el gorgotear de las fuentes, la tradición celta de sus gustosas comidas, las leyendas simples reflejadas en los árboles y la poesía que emana de las piedras pisadas por los siglos de caminantes.

 

O Porriño a Redondela 12/12/2013 (16 km).
Salgo en un día nublado y sin mucha luz a las 8.25 am, en camino de asfalto plano hasta Mos, pequeño pueblo con un pazo (palacio) bien cuidado y al lado el albergue de peregrinos que regentan los vecinos. Converso con la señora Flora que tiene un negocio en frente y cuida el albergue y aún se recuerda de cuando pasé por este lugar en el año 2006 ¡¡. Luego caminas por pistas rurales siempre en una subida que te pone a sudar por cuatro kilómetros y llegar a la capilla de Santiaguiño, el sitio más alto. Comienzas a descender y te encuentras un milliario, el de Villar. Si, esta vía tiene varios de esos postes que marcaban las millas romanas, es que estamos caminando por varios tramos de la ruta romana XIX que unía a Braga con Astorga pasando por Lugo (ver autopista romanas en Vía de la plata 2010).
Llego a Redondela, pequeña ciudad también de construcción contemporánea. El centro histórico tiene varios edificios renacentista, donde destaca la Casa da Torre, que pertenecía a la familia Montaos y donde funciona el albergue de peregrinos. Un albergue muy peculiar, ya que sirve para albergue, salón de lectura, sala de exposiciones etc. Le han sacado un buen provecho!!. Albergue muy acogedor y correcto.
Les estoy escribiendo desde un restaurante especializado en el producto más sabroso de Redondela: los chocos. Los chocos son mariscos de la ría gallega, familia del calamar y primo hermano de la sepia, sin ser ninguno de ellos. No mayor de 5 cmts, regordete, chaparro, con tentáculos cortos que salen de una cabeza chata y tienen un caparazón anterior que se debe desnudar al comerlos. Exquisitos en su tinta, a la plancha y siempre con un Albariño o un fresco Ribeiro.
Ya me los prepararon, hasta luego…

243DSC00734

 

 

 

Albergue Casa del Reloj                                                                                                             

                                                                                                                                                                                    Milliario

 

Redondela-Pontevedra 13/12/2013 19 km
Se sale de Redondela por callejuelas de piedra para luego ascender por una trocha de montaña, con un bello bosque de pinos y eucaliptos. Bello trayecto que te hace olvidar el sudor y el esfuerzo de esta subida que dura como dos horas. Y la recompensa mayor es al llegar a la punta: espectacular vista de la bahía y la ría de Pontevedra. Desciendes por tres kilómetros hasta llegar al puente Sampaio, de importancia histórica ya que en este puente los gallegos vencieron a los franceses, marcando un hito en la expulsión de esta plaga de España.
En un suave sube y baja pasas varios pueblos, ya por el arcén de carreteras hasta llegar a Pontevedra, la capital del camino DSC00744portugués. Visitas la iglesia de la virgen peregrina, la más famosa virgen de todos los caminos a Santiago. La planta del templo tiene forma de vieira y la talla de la virgen está ricamente vestida. En centro histórico posee varios edificios de piedra de regia factura. El museo provincial a mi parecer, es uno de los más importantes y completos de España, teniendo muestras desde la prehistoria hasta la actualidad.
. El albergue queda al inicio de Pontevedra y está cerrado a la hora de mi paso. Decido quedarme en centro, en el hotel Rúas, frente a la plaza la leña, excelente calidad-precio. Me ducho y me busca un paciente y amigo para ir a comer, el Sr. Manuel Cordo, que vive en Venezuela pero es de Pontevedra. Nos trasladamos al restaurante El Ancla, en la carretera de Sanxenxo para comer una mariscada. A mis amigos neófitos en comida gallega, les explico: la mariscada consiste en un primer plato que es una bandeja de mariscos fríos como camarones, gambas, carabineros, cigalas, centolla, nécoras. Luego el marisco caliente como los percebes y las almejas, para rematar con un plato de pescado (rodaballo y lenguado) . Muy bueno. Luego de esto y tres botellas de vino blanco del país, a descansar.

 

La concha-venera jacobea.
Dedicado a mi bella hija, Cristina.

Nos encontramos en el año cincuenta, en algún lugar de la costa del norte de Portugal o en Padrón. Se acaba de celebrar una boda, donde dos jóvenes se profesaron amor por ritos paganos. Ella, una bella mujer celta de ojos claros, mejillas arreboladas y larga cabellera rubia recogida en sendas trenzas realizadas con tela dorada y decoradas con muérdago. El, galante joven de tez rubia tostada por el sol del fin del mundo y con gallarda postura. Se dirigen a sus casas para celebrar el banquete nupcial, montados en caballos blancos enjaezados para la ocasión, y deciden hacerlo por la orilla de la playa, en contra de la opinión de sus compañeros marineros que alertaban sobre el mal tiempo. Pero, no les importaba. Mantenían la cabecera del cortejo de bodas, alegremente amenizado por música de chirimías, zampoñas y tamborcillos, donde los juglares desgranaban décimas de amor y buenaventura para los novios. Iban cantando y riendo. El tiempo cambia, como es común en la costa de la muerte, comenzando a soplar un fuerte viento oeste. Las olas crecen cada vez más, rompiendo con violencia sobre la orilla, salpicando de agua y espuma a los recién casados e invitados.
El novio se percata que hay una barca en el mar, batida por el oleaje, en condiciones precarias para los tripulantes. Y sin pensarlo dos veces como gestó de valentía propia de su raza, va en su ayuda siendo engullido por el proceloso tanto hombre como caballo. La situación se pone difícil, sin poder salir del mar ni con la ayuda de sus compañeros y finalmente una gran ola termina de hundirlos, pero antes de eso el novio pide ayuda implorando al señor de los cielos.
El mar se calma de golpe, el viento deja de formar las gigantes olas, sin observarse ni rastro de los ahogados. En ese momento una cálida e intensa luz sale de la barca , iluminando la orilla… y en ese momento emerge de las profundidades el marinero montado en su animal , cubiertos ambos de cabeza a pies de conchas de veneras !!!.
Milagro! Milagro! gritan los celebrantes al unísono . Un milagro realizado por la barca.
Claro está, en ese barca viaja el cuerpo del Apóstol Santiago, llevado por Atanasio y Teodosio desde tierra santa para enterrarlo luego de llegar a Padrón. Un milagro inclusive antes de su sepultura.
Es luego de este de este milagro, de esta bella leyenda, cuando la concha de vieira , la venera , se convierte en el signo y símbolo por excelencia de Santiago. Los peregrinos comenzaban su camino exhibiéndolas, probablemente llevadas por comerciantes a sus países de origen. Esto los convertía en peregrinos a Santiago. También podían comprarlas en la plaza dos concheiros en la Catedral y así llevarla a sus hogares como constancia de su peregrinación.
Difícilmente veremos a figuras de Santiago o construcciones jacobeas que no tengan esa venera. Es un símbolo distintivo y exclusivo. Otros autores (ya entrando en otro terreno místico) citan a la venera antes del apóstol, como signo de los constructores de edificaciones de piedra, con el conocimiento que viene del mar. O su asociación con la pata de la Oca a la cual se parece, ya que según los iniciados, el Camino de la vía láctea es el mismo de Santiago y transcurre como en un juego de la Oca, que lleva al conocimiento y a la iluminación… Botticelli la plasma en el nacimiento de Venus, con significado sexual ( la vieira de frente se asemeja a la zona de la vulva femenina).
Yo me quedo con la leyenda, me gusta más.

Pontevedra-Caldas de Reyes 14/12/2013 24 km
Temprano hoy hace mucho frío, -3 grados C, por lo que debo colocarme las tres capas. Pero sale el sol con un cielo inmensamente azul, un día bueno para caminar, la malo es, como dice la canción ” fiesta” de Joan Manuel Serrat ” y con la resaca a cuestas ” jajajajaj . Casi todo el trayecto de hoy es plano, sin subidas intensas, un paseo por la zona rural gallega. Paisajes muy bonitos. A las dos horas llegas a Barro, con una hermosa capilla dedicada a San Amaro, donde sello la credencial y me entretengo con el dueño del bar Don Pulpo, contándome sus cuitas con los peregrinos que pasan por allá. Luego mucho bosque y pistas de concentración parcelaria, a veces de tierra y otras asfaltadas. Pasas por muchos sembradíos e vides que están a dos metros del suelo, en un sistema de emparrado con soportes de granito. Es que estamos (desde Pontevedra) caminando por la zona del vino blanco rey : el Albariño . Recorres al menos 8 km, con las viñas a los lados, y los paisanos en esta época podando las parras.
245Entras a Caldas, pasando la termas y justo ahí me sucede algo temido por los peregrinos: tendinitis en el pie izquierdo ¡¡¡. Bueno veré.
Caldas de reyes es una ciudad con gran tradición jacobea, y debe su nombre a los reyes católicos en su paso a Santiago (según versión ). Sus orígenes son romanos al igual que Pontevedra y se sitúa en la ruta XIX de itinerario de Antonino, funcionando en su época una “mansio”, o sea, sitio de repostaje, avituallamiento y descanso de las antiguas autopistas romanas. Además como atractivo, tiene balnearios de aguas termales. Sí vas a la plaza, hay una fuente donde mana en un grifo agua fía y en el otro agua caliente de las termas.
El albergue luce cerrado, por lo que pernocto en el hotel Cruceiro. Como un pequeño filete de ternera. Masaje intenso en el pie y haciendo dieta hoy y a dormir.

Caldas de Reis- Padrón. 15/12/2013. 23 km
Una mañana muy linda, cielo azul , sol y -1 grado C . Ideal para caminar. Mi pie izquierdo se empieza a inchar lindamente, dificultando mantener la marcha por ratos. Hoy también hay pocas subidas y el 90% del camino es por la campiña gallega, pasos cortos de montañas y trochas de bosques tupidos. Muy agradable. Primera parada en Carracedo, donde Maruja regenta un bar que lleva 70 años. Viendo pasar a peregrinos. Sales del Consejo de Caldas para entrar en el de Valga, donde también hay albergue de peregrino. El Camino se hace poblado de nuevo cuando crees llegar a Padrón, pero no, estás en Pontecesures donde también hay albergue. Al terminar de pasar el puente sobre el río Ulla, te sorprende un puerto en el río, que es navegable. Será por donde navego la barca del Apóstol para llegar a Padrón en la historia antigua? Luego les escribo sobre Padrón.
De golpe me encuentro nadando en un mar de gentes: hoy es domingo y es el día de la feria más grande de Galicia. Atraviesas por puestos de frutas, verduras, embutidos, carnes, churros, ropa, ollas, etc, etc , el propio gran mercado. Para llegar al final de la atestada Alameda y torciendo a la izquierda consigues el albergue de la Xunta , muy correcto.
Tiempo para visitar la Iglesia parroquial, donde se encuentra la gran piedra…pedron…Padrón, donde se ató la barca de Santiago cuando llegó a Galicia. Subir a la montaña de santiaguiño do monte, donde el silencio es absoluto y comulgas con la soledad.
Sí vas más de turista, visita la casa de la gran poetisa Gallega Rosalía de Castro o la de Camilo José Cela , premio Nobel de literatura , ambos figuras nacidas en esta fértil tierra. También en otra época puedes comer los pimientos de Padrón, unos pimentones pequeños y gustosos fritos en aceite de oliva y espolvoreados en sal marina. Como nota aparte, estos pimentones fueron traídos de América en el siglo XVI por unos monjes de la vecina Herbon y fueron aclimatándose a esta zona con el gustoso resultado actual.
Hoy, como había feria, comí un buen “pulpo a feira” con viño tinto de Ribeiro. Hasta mañana.

Padrón-Santiago. 16/12/2013. 25 km
El día se nubló y caen unas gotas por el Camino. Casi pegado a Padrón, pasas por un grupo de casas que son el poblado de Iria Flavia. Trayecto inicial bastante plano y rural, pero el tercio final es el propio de las grandes ciudades: fábricas y confusión. A los seis km llegas a una imponente iglesia: el santuario de la esclavitud. Fue empezada a construir el año 1520 en honra a la virgen por haber salvado al párroco de Cruces de morir aplastado por un árbol pero su nombre proviene de un peregrino muy enfermo en 1730 que iba al hospital de Santiago. Paso por el templo, le pidió a la virgen (“a virxe da escravitude”) y fue curado, lo libero de la “esclavitud” de la enfermedad. Pasas el consejo de Teo (tiene albergue) y ya empiezas en subidas fuertes por Rúas de DSC00756Francos , cerca del Castro Lupario. Llegas a Milladoiro y ya el camino se hace urbano hasta llegar a la puerta del Santiago antiguo a Porta Faxeira, la atraviesas y empatas la rúa de Francos para llegar a la preciosa catedral de Compostela.
Decido quedarme en el hostal O Patrón , al lado del hostal de los reyes católicos , pero más barato jejejeje.
Luego de acicalarme asisto a la misa del peregrino, con poca gente, doy un paseo por esta bella ciudad emocionado como siempre y busco mi Compostela en la oficina del peregrino. Doy punto final al séptimo camino a Santiago…
Descansaré, ya que mañana acometo una ruta nueva : llegar al fin del mundo !! Les cuento luego.

 

Padrón-Iria Flavia.
Esta bella región gallega está enclavada en un fértil valle a la orilla de ríos históricos, como el padre Ulla y el Sar. De origen pre románico en el trayecto ya lejano de la carretera XIX a Lugo-Astorga con excelente comunicación fluvial o por tierra. Posee extensos prados , bosques con buena madera , vecinos del campo que arrancan de la tierra verduras , patatas , cría de ganado , frutas de verano y aporta además una especie culinaria muy apreciada como el pimiento de Padrón, traído por monjes al monasterio de Herbon desde Centroamérica en el siglo XVI.
Tierra del obispo Teodomiro, que descubre la tumba del Apóstol al ser avisado por el eremita Pelayo; del obispo Gelmírez incansable hacedor de Santiago, de sus peregrinaciones y potenciador del Camino. Padrón e Iria Flavia son las cunas de Rosalía de Castro excelsa escritora -poetisa gallega y de Camilo José Cela premio Nobel de literatura 1988 (escribía en español) .
Además de la ciudad de Santiago, esta región goza de la más antigua y versátil tradición jacobea, inclusive antes de existir Compostela . Pienso que los peregrinos que tienen la costumbre de ir a Finisterre, deberían plantearse ir a Padrón, una vez llegados a Santiago por otras rutas. Abundan las leyendas, que se hacen realidad en el boca a boca de las gentes y llegan a nuestros días convertidas en verdades irrefutables.
Una vez martirizado Santiago, por el año 47 de nuestra era, los discípulos recogen su cuerpo para que no fuera profanado por los romanos y montándolo en una frágil barca parten del puerto de Jaffa en Tierra Santa navegando por los mares y soplando sus velas un aliento divino pasan las columnas de Hércules, la costa de Portugal hasta llegar a ría de Arosa. Atanasio y Teodosio que iban en la embarcación, al ver la belleza de la zona, deciden encauzarse por la desembocadura del río Ulla. Llegan a un ramal, el rio Sar, siguiendo hasta el lugar de Padrón -Iria Flavia. En ese sitio desembarcan el cuerpo del Santo apóstol para darle sepultura. La jefa del lugar, la Reina Lupa, no ve con buenos ojos este desembarco ya que Santiago estuvo predicando anteriormente por estos lares sin gran éxito y aún imperaba la religión pagana celta. Los discípulos acuden a su casa en el actual Castro Lupario cerca del Pico Sacro , para solicitar ayuda para el entierro y ellos quedarse a orar toda la vida en su tumba. Ella se apersona para ver el cadáver, el cual colocan en una gran roca y esta empieza a derretirse como si de cera se tratara dejando una impronta en relieve y el cuerpo empieza a despedir un aroma exquisito a flores y miel. Pero este prodigio no era suficiente para la Reina y ante la solicitud de unas bestias de carreta para trasladar el cuerpo a su entierro, les ofrece unos toros muy bravos que pacían libres al pie del Pico Sacro.
Los toros son ungidos en la carreta y lejos de correr y cocear, se portan mansamente trasladando con un ritmo acompasado el cuerpo del santo. Sólo detuvieron su andar al llegar a una ladera del pico en el bosque de libredorum, donde fue enterrado Santiago.
La reina, vencida al fin por el poder del Santo, se convierte aceptando la buena nueva de Cristo. Los discípulos dan paz a sus restos quedándose hasta que la muerte les llega, orando y velando por su señor Santiago.
Hoy en día se conserva una gran piedra de origen románico en el altar de la iglesia parroquial de Padrón, a la cual dicen fue amarrada la barca en el episodio épico de la “traslatio”. Indagando con los vecinos mayores, cuentan que hasta hace poco el río Sar era navegable De manera comercial aún lo es hoy en día el río Ulla. Iría Flavia era considerada el Puerto de Santiago. Existe el Camino de Santiago del Mar, que se puede practicar con un bote en determinadas épocas y de acuerdo al momento de la marea. Y desde Iría Flavia, a medio kilómetro de Padrón, se observan las ruinas del Castro Lupario y la imponente figura del místico Pico Sacro.
La leyenda de hace realidad en boca de las gentes…

Santiago-Negreira 17/12/2013 22 km
En los diferentes Caminos realizados y al llegar a Compostela muchos peregrinos que me acompañaban decían de ir a Finisterre. Algunos seguían caminando hasta el fin del mundo, el “finis terrae” ,el final de la tierra . Sucede que antiguamente esta región era la punta final del mundo conocido, donde se agotaba la tierra. Luego les escribo sobre ello.
Como la cadera va respondiendo, acometo esta nueva vía, ya no de peregrinación a Santiago aunque sea Jacobea.
Algo de lluvia al salir se Santiago , para variar , y en un caminar urbano sales de la ciudad hasta el robledal de San Lorenzo donde atraviesas en bosque muy húmedo y con el suelo fangoso lleno de hojas por unas dos horas hasta llegar al Mesón Do Vento y haces la primera parada de descanso . Continuas una pista de asfalto estrecha y muy recta, llegando a Aguapesada que tiene un pequeño puente de un arco medieval. A partir de ahí todo es una gran subida de 4 km, cansina pero de una montaña bonita. Recomiendo para las subidas de esta envergadura hacer lo siguiente: acompasar la caminata con laDSC00765 respiración bajando el ritmo a 2 tercios, disfrutar de la vista y/o colocarte los audífonos y escuchar música celta. Sin darte cuenta estás en la cima jajajaj. Sudando como un cochino con frío y todo. Llegas a Carballo y partir de ahí el camino es plano y llevadero. Te sorprende un bello puente probablemente de factura Romana de tres ojivas sobre el río tambre: a Ponte Maceiras, situado en un paraje de ensueño con el río espumoso al fondo, las aves, los árboles y la mole de piedra. Vuelves a subir un poco para rematar en otra subida más fuerte y llegar en dos km a Negreiras. Pero la alegría de llegar se ve opacada ya que debes seguir caminando más de un km para llegar al albergue público que es muy bonito y confortable, pero los genios de la Xunta lo hicieron muy alejado.
Negreira es una pequeña ciudad con dos Palacios o Pazos, el de Cotón y de Albariña, y fue muy importante en la época romana ya que estaba enclavada entre la vía per loca marítima que unos a Caldas de Teis con Brandomil y sus minas de plata (cerca de Finisterre). Hay una leyenda que narra que los discípulos de Santiago estaban trasladando su cuerpo y eran perseguidos por los romanos, y al pasar por a Ponte Maceiras esta se parte en dos cayendo los soldados y ahogándose. Este hecho lo refleja el escudo de armas de Negreira.
Bueno a dormir que me duelen los músculos.

Negreira-Santa Mariña. 18/12/2013 21 km
Un “usual” día de invierno gallego. Salgo a las nueve de la mañana ya que apenas hay luz, con una lluvia fina y “brétema” ( niebla) atravesando una montaña de eucaliptos por una trocha embarrada y todo en subida no muy fuerte por dos horas. Se desata la propia tormenta con vientos muy veloces hasta el poblado de Vilaserio (tiene albergue). Me detengo a descansar un rato y colocarme el poncho de lluvia ya que se empapó el chubasquero. Los subes y bajas se suceden por unas pistas asfaltadas y pistas de tierra pero ahora la tormenta se tornó granizo bajando las temperaturas y congelándote los dedos mojados a pesar de los guantes. De las rodillas para abajo empapado. No les puedo contar mucho de lo visto en estos 20 km, no veía nada bien.
Llego a Santa Mariña, un núcleo de cinco casas en el medio de la nada pero con un albergue privado “Casa Pepa” que parece un oasis bajo esta tormenta. Me aseo, descanso y espero a que me preparen una comida casera.

DSC00745

DSC00774

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Virgen de la Barca
Cuando Cristo le indica a sus discípulos que fueran a predicar por el mundo su buena nueva, Santiago tomó el reto de ir hasta el fin de la tierra con esa prédica. Así, de Palestina se dirige a Finisterre, el fin del mundo conocido por el imperio romano.
En su camino logra algunas conversiones, pero se decepciona por las pocas logradas en Galaecia (pequeña Galia en latín, Galicia). Es que estos toscos moradores celtas de raza Brigante aparte de desafiar al poderío romano y su dominación eran renuentes al mensaje de Jesús. Seguían libres animanizando al sol, las estrellas, a Rudra el viento y celebrando sus fiestas en los diferentes solsticios del año. Bendecían y festejaban las cosechas , realizando los druidas (sacerdotes ) ceremonias ocultas en los bosques al amparo de la luna.
Por esto Santiago estaba triste. Acababa de maldecir a la ciudad de Duio (Duyo) en Finisterra porque sus habitantes adoraban al sol y la ciudad fue devorada por las aguas muriendo los paganos. Una tarde, rumiando su desesperanza frente a las costas del cabo de Finisterra en un lugar llamado Muxia y viendo el océano Atlántico se percata de un punto en el horizonte. Al ir acercándose el punto se da cuenta de que es una barca! Una barca de piedra ¡ Sobre ella iba la virgen y acercándose a Santiago le reconforta para que siguiera llevando el mensaje de su hijo , que ella y él velarían en su trabajo evangelizador. Santiago se alegra y vuelve con ímpetu a predicar y así llega a la ciudad de César Augusto (Zaragoza) y convierte a siete personas (Indalecio, Tesifonte, Eufrasio, Torcuato, Esiquio, Cecilio y Segundo) que lo siguieron en adelante.
Como recuerdo, la virgen nos deja la barca de piedra donde navegaba quedando en pedazos en la orilla del mar y actualmente se pueden ven al frente de su iglesia donde también dejo una imagen suya. Si te asomas desde la entrada de la Iglesia frente al mar, verás la piedra gigante que era la vela, donde los lugareños pasan por debajo nueve veces para curarse del dolor de espalda y de los riñones (piedra dos cadris) .La piedra de Abalar, debería ser la quilla y esta reconoce a los pecadores ya que se mueve( se abala) cuando la persona que se para sobré ella está en pecado. La piedra del timón de la barca (pedra do leme), la piedra de los enamorados entre otras.
Se erigió una iglesia en este sitio, donde quiso la virgen que estuviera su imagen en el mar de Muxia, y el santuario se llama Virgen de la Barca uno de los más importantes en Galicia. Nuestra señora da barca se pierde en el origen megalítico de las leyenda gallegas. Se encuentra en un alto pétreo de la costa, abatido por el océano en la bella e imponente Costa Da Morte donde espera la plegaria del peregrino. Me trae a memoria el romance:
Pombas de vidro traguían
a choiva pol-a montana.
Mortos e mortos de néboa
pol-as congostroas chegaban.
Pol-a testa de Galicia
xa ven salaiando a i-alba.
A Virxen mira pra o mar
dend’a porta da súa casa.
Palomas de vidrio traia/la lluvia por la montaña/muertos y muertos de niebla/por los estrechos caminos llegaban/ En la cabeza de Galicia/vienen al salir el alba./ La virgen mira hacia el mar/ desde la puerta de su casa.
Bendiciones para todos nosotros, nos da la virgen de la Barca .

Santa Mariña -Olveiroa 19/12/12 14km
Amanece con el cielo nublado y caminas por el bosque que se convierte una fuerte subida por el Monte Aro dejando a tu derecha las ruinas pétreas de un Castro. Los Castros son edificaciones celtas (algunos autores los consideran previas a ellos) que casi siempre están lo alto de una montaña, probablemente por su naturaleza defensiva. Poseían unas especies de murallas de grandes piedras y dentro de ellas estaban las viviendas también de piedra y techos de paja dispuestas en forma concéntrica.
Al llegar a la cima, de nuevo una espectacular granizada y lluvia con fuerte viento me a vuelve a empapar para el resto de la jornada. En bajada llegas a San Cristobo de Corzón atravesando un puente sobre el río Xallas. En este puente los campesinos gallegos trataron infructuosamente de parar el avance de los franceses en 1809. Ya llegamos a Ponte Olveira y luego de media hora de caminar llegas a Olveira.
Olveira consiste es un grupo de 10 casas sobre un bonito valle y tiene una albergue público que funciona en unas casas rurales donde los dormitorios, la oficina y la cocina está en casas separadas. La cocina es una casa rural antigua con hogar- chimenea, por lo que me seque con calor de leña. Llegan dos peregrinos desde Negreira. La mujer de mediana edad viene caminando desde París y me da unos datos estupendos del camino de Poitiers y Toulouse. Comida en el mesón As Pías, no recomendable en su calidad precio.
Gracias a todos los del grupo por sus comentarios y espero que los que no han escrito lo hagan para saber de ustedes. Ya falta poco para llegar.
Olveiroa-Cee 20/12/12 21km
Un día brillante, frío y azul. No llovió en toda la etapa. Sales del albergue y en una subida suave llegas al alto de Hospital, que debe su nombre a un antiguo hospital de peregrinos sin restos actualmente. Llegamos a una bifurcación: a la derecha hacia Muxia y hacia laDSC00812 izquierda Finisterre. A partir de este sitio el camino transcurre por una montaña con escasos árboles por un trayecto de tres horas. Puedes observar algunos dólmenes y algunas rocas con petroglifos. Es que Dumbria es una zona rica en hallazgos megalíticos prehistóricos, con zonas de alta energía (para los creyentes). Como el día está despejado aprecias el bello paisaje de ver el océano Atlántico, visión que te acompaña un buen trozo del camino. Un camino espectacular el día de hoy.
Al finalizar la montaña debes practicar una bajada muy empinada de un kilómetro, con piedras sueltas que te machacan los pies y te duelen las rodillas. Luego por carretera llegas a Cee , una bonita ciudad de mar que en verano parece ser un excelente sitio de vacaciones. No hay albergue público, por la que decidí quedarme en el centro de Cee en el Hotel Insua, excelente servicio y buena relación calidad preció . Debo descansar las rodillas, para mañana rematar y llegar al fin de la tierra…

DSC00825

DSC00852

 

 

 

 

 

 

 

 

Finisterra: el final del mundo.
El nombre fue dado por los romanos a este Cabo donde terminaba el mundo conocido, el último pedazo de tierra y el principio de un mar lleno de misterios. Los peregrinos luego de visitar al Apóstol en campus stellae (Compostela) se dirigían a este lugar. Pero, ¿qué sentido tenía esta peregrinación? ¿Qué motivos impulsaban a estas gentes?DSC00809
Para aproximarse a la probable respuesta debemos ir atrás en el tiempo mucho antes de comenzar las peregrinaciones Jacobeas. Nuestros antepasados del Neolítico, conocían a su manera las estrellas y vieron que la vía láctea reflejaba una especie de camino en la tierra (el Camino Francés a Santiago) y que las estrellas más occidentales se agotaban en un lugar del mar que correspondía al fin del mundo. De ahí se pueden explicar los monumentos de piedra y tumbas megalíticas en el Camino y que tienen su expresión máxima en Galicia. Al final de Camino veían morir al sol al ser engullido por el mar al atardecer y renacer de nuevo por las mañanas, como una “resurrección” en la que querían participar.
Poco después de esta Era los habitantes celtas europeos adoraban al Sol y construyen con piedras edificaciones y monumentos en zonas de alta energía cósmica. Las puntas más occidentales del mundo conocido para ese entonces eran Cornualles, Bretaña y Galicia todas ellas con grandes poblaciones celtas donde desarrollaron amplias culturas. Algunos autores justifican a Finisterre como un centro de peregrinación celta, donde los druidas acudían a realizar sus ceremonias desde todos los rincones del mundo antiguo. Tambien desde ese cabo podrían llegar a la isla de la eterna juventud, la Tir Na Og de la tradición gaélica de Erin (Irlanda) que era una isla en el medio del Atlántico donde no existía la muerte ni la necesidad (¿isla de la eterna juventud?).
Parece entonces que el Camino a Santiago es muy anterior al existente y se sigue utilizando pero ya en un sentido cristiano-católico. Los peregrinos llegaban a Finisterre luego de “morir” en Compostela y renacían o “resucitaban” hacia Finisterre al igual que el sol…
O quizás iban a conseguir en el mar cercano a Santiago las conchas de venera como certificado de su peregrinación en una época donde aún no se comerciaba con ellas. Por otro lado los iniciados en ciencias herméticas consideraban a Galicia un lugar de alta energía y probablemente pisaban estas losas antiguas al caminar en un sentido de conocimiento e iluminación.
Finisterre es un poblado que se alarga por toda la costa hasta el Cabo que se adentra al mar. Pueblo de marineros acostumbrados a sacar productos al mar duramente. Viven en una comunión perfecta con él en la Costa de la Muerte (llamada así por el gran número de naufragios en esta zona). Adentro del poblado, en la Iglesia de Santa María das Áreas, existe un bello Cristo motivo de veneración. La tradición nos dice que vino del mar. Asistimos otra vez al sentido mágico- religioso del mar, ahora ofreciendo una escultura para ser venerada. Aunque no suena descabellado que esta imagen viniera por el mar desde Irlanda ya que en las persecuciones protestantes irlandesas ( 1650?) los católicos antes de que fueran destruidas las arrojaron al mar . De cualquier modo, es común los cristos, vírgenes etc. que vienen del mar en la tradición católica gallega y universal. Los peregrinos al ver el Cristo de Finisterre, decían:
Santo Cristo de Fisterre
Cristo de barba dourada
Veño de tan lonxe terra
Santo por te vel a cara
(santo Cristo de Finisterra /Cristo de dorada barda/ vengo de muy lejos/santo para verte la cara).
Ver renacer el sol, visitar al santo Cristo de Finisterre, terminar la peregrinación y regresar al hogar lejano.

 

Cee-Finisterra. 21/12/13. 16 km
En un día nublado empiezas a desplazarte por la carretera hasta el vecino pueblo de Corcubion , ya siempre viendo el mar Atlántico. Al llegar, una fuerte subida te lleva a la capilla de San Roque que es el patrón del pueblo. Sigues entre pinos por unos dos kilómetros hasta empatar con Sardiñeiras también pueblo de mar. A partir de acá intercalas monte y el arcén de la carretera hasta la playa de LangosteiDSC00918ra, con su bello arenal. La costumbre es bañarse en pelotas en esta playa, pero hace frío y el agua debe estar a 12-15 grados, por lo que sólo me bañó los pies jajajaja. Sigues por la playa en el paseo marítimo unos cuatro kilómetros y llegas a Finisterre, un prolongado pueblo sobre la costa.
Llegas al centro y el albergue de peregrinos municipal está muy bien ubicado y muy acogedor. Te sellan la credencial y te dan un certificado que llaman “Fisterrana” que es un diploma firmado por el alcalde que certifica que fuiste caminando a Finisterra. Luego de bañarse y comer visitas el pueblo, la iglesia de Santa María de la Arenas con su famoso Cristo, capilla do bon suceso y antes de que llueva, pero aligerado del peso de mochila caminas por 45 minutos y llegas al Faro de Finisterra, el propio fin de la tierra.
Este faro esta sobré un acantilado a 160 metros sobre el Atlántico y la vista sobre el mar es sobrecogedora. Este faro fue inspiración de Julio Verne, aparentemente cuando escribió ” El faro del fin del mundo”. Hay un sitio donde los peregrinos queman su ropa o zapatos, en un sentido de terminar el peregrinaje y de purificación.
Viendo el mar Atlántico, hago llegar una oración por todos nosotros y dar gracias a dios por lograr este Camino.
También quiero dar las gracias desde estas líneas a mi Traumatólogo Carlos Eduardo (Eddy) Marques, a Manuel y Alfonso Guzmán, a Fátima de Abreu y a Mikel Zamacona por su esmerado cuidado con mi operación de prótesis de cadera, además de Ersilia mi esposa que me acompaño siempre. Sin ellos fuera imposible este Camino.
Finalmente, les deseo a todos feliz Navidad y próspero año Nuevo 2014. Nos vemos, sí dios quiere, en otro camino ¡¡¡¡¡¡¡

DSC00881DSC00786

One Response

  1. José Manuel Pardo Figueiras dice:

    hola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *